Electroterapia, Magnetoterapia y Ultrasonidos.

La Electroterapia se vale de corrientes suaves para estimular la musculatura y las fibras nerviosas.  Los principales efectos de las distintas corrientes de electroterapia son:

  • Anti-inflamatorio.
  • Analgésico.
  • Mejora el trofismo.
  • Potenciación neuro-muscular.
  • Térmico, en el caso de electroterapia de alta frecuencia.
  • Fortalecimiento muscular.
  • Mejora el transporte de medicamentos.
  • Disminución de edemas.
  • Control del dolor.
  • Mejora la sanación de heridas

La Magnetoterapia emplea el uso de campos magnéticos  con efecto terapéutico. La magnetoterapia está indicada fundamentalmente en las siguientes áreas:

  • Traumatología: fracturas del aparto locomotor, tendinitis, contracturas, distorsiones, lumbalgias, epicondilitis, ciática, discopatías.
  • Reumatología: osteoporosis, artritis, fibromialgia, artrosis.
  • Estética: Cicatrizante, tratamiento de edemas y hematomas, tratamiento de quemaduras.

Los Ultrasonidos: Generan una vibración suave. Está indicado para procesos inflamatorios, lesiones del músculo y el tendón.