Fisioterapia Obstétrica Maternidad

Incontinencia urinaria en el embarazo

La incontinencia urinaria en el embarazo es un problema que suele aparecer de forma frecuente y por el que la mamás suelen preguntar bastante en consulta.

Hoy nuestra fisioterapeuta especialista en fisioterapia obstétrica os cuenta un poco más sobre este tema.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina bien al realizar un esfuerzo físico, toser, estornudar… o en otras ocasiones tener escapes junto con la sensación o deseo de orinar urgentemente. En el embarazo lo más frecuente es el primer caso que hemos comentado, la incontinencia urinaria de esfuerzo.

Estoy embarazada ¿Qué puedo hacer para prevenirla/tratarla?

Una buena preparación del suelo pélvico es clave para prevenir la incontinencia urinaria en el embarazo.

LOCALIZACIÓN DEL SUELO PÉLVICO

Lo primero y esencial es localizar la musculatura del suelo pélvico para poder realizar contracciones muscular.

Cuando en nuestras clases de pilates, talleres o sesiones individuales preguntamos a las mamás si saben contraer la musculatura del suelo pélvico muchas nos dicen que sí, y hacen referencia al STOP PIPÍ. Es decir, cortar el pipí cuando van al servicio.
Esta práctica tan extendida se aconsejaba (muy malamente) hace unos años como ejercicio.

Hoy en día está en desuso. Es perjudicial porque al detener la salida del flujo pueden quedar restos de orina en la vejiga y favorece la aparición de infecciones. Además, podemos alterar el reflejo de micción (reflejo que permite la relajación del musculo esfínter de la uretra y la contracción de la vejiga) provocando distintas patologías.

Por todo esto es importante que SÓLO interrumpas el pipí como prueba de forma muy esporádica y no como ejercicio. No debes hacerlo a primera hora de la mañana tras el descanso, hazlo suavemente y finaliza siempre la micción por completo, que no haya goteo de orina.

Nuestro consejo para saber si estás activando bien la musculatura del suelo pélvico es que palpes con tus manos. Puedes colocarte tumbada boca arriba o de lado, coloca una o ambas manos en la zona perineal. Ahora imagínate que tienes que tienes un gas e intentas retenerlo. Siente que ocurre. Al hacerlo comprobarás que la abertura del ano se cierra y se eleva.

EJERCICIOS DE CONTRACCIÓN- RELAJACIÓN

Una vez tengas localizada la musculatura y sientas como se contrae y relaja podrás hacer distintos ejercicios en casa para tonificar y relajar. Seguramente hayas oído hablar de los ejercicios de Kegel. Bien, ¡es el momento de ponerlos en práctica! Empieza por los más sencillos. Poco a poco podrás ir aumentando la intensidad y dificultad con distintas posturas, tipos de contracción, tiempo, etc.  Si no estás segura de estar realizándolos de forma correcta o tienes otras dudas puedes consultar con un fisioterapeuta especialista en obstetricia.

El suelo pélvico no funciona de forma aislada. Hay que prestar atención también al diafragma, a los músculos de la pared abdominal y a la pelvis. Por lo que practicar PILATES PRENATAL  es una buena opción trabajando el core.

OTRAS MEDIDAS

También te ayudará ciertas medidas posturales, higiénicas y dietéticas.

Trabajar la musculatura del suelo pélvico, lumbar y abdominal, realizar ejercicios de propiocepción, mejorar tu postura… no sólo te ayudar a prevenir o mejorar la incontinencia urinaria en el embarazo, también es fundamental para tener un buen parto y una buena recuperación postparto ¿Te animas?

Te puede interesar:

Programas terapéuticos Especial Mamás 

Talleres de preparación al parto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *