Fisioterapia Obstétrica Maternidad

Dolor costal en el embarazo

Hoy hablamos sobre el dolor costal en el embarazo. Durante esta etapa son frecuentes las molestias musculares. De hecho, son tan comunes que parece que se le quita importancia porque “cuando tengas al bebé se te quitará”.

Quiero insistir  a las mamás embarazadas en que la mayoría de problemas musculares podéis ponerle remedio antes del parto, eliminar el dolor, disfrutar de estos meses, y llegar en las mejores condiciones al parto. Sólo es necesario consultar con un fisioterapeuta especialista. Y dicho esto, nos centramos en el tema de hoy.

fisioterapia obstétrica granada

¿Quién no ha tenido esa pequeña molestia localizada debajo del pecho o en un lateral, que con el paso de los días va a más y al final no encuentra una postura en la que encontrar alivio? Llega un momento en el que no nos deja dormir e incluso aumenta al respirar.

Pues bien, vamos a ver las causas y  qué puedes hacer para mejorar.

¿Porqué aparece el dolor costal en el embarazo?

Puede pasar a partir del sexto mes, pero es más frecuente al final del tercer trimestre.

A medida que avanza la gestación hay un ascenso normal de las costillas, de unos 10 cm.

Este ascenso es debido al crecimiento del bebé, el fondo del útero alcanza su altura máxima y aumentan los diámetros de la parte inferior del tórax. La musculatura abdominal, que tiene inserción en las costillas, se estira mucho y produce este dolor costal.

Además, es en esta última etapa  cuando los movimientos del bebé son más enérgicos y pueden también aumentar este dolor.

Suele desaparecer antes del parto. Pero ¿para qué esperar si podemos ponerle solución desde el principio? Aquí es donde los fisioterapeutas especialistas en embarazo y parto ¡os podemos echar una mano! Con el tratamiento adecuado reducimos el dolor y aliviamos las molestias.

Crecimiento del útero en el embarazo
Causas del dolor costal en el embarazo

¿En qué consiste el tratamiento?

Como siempre, hago hincapié en que es necesaria la valoración individual previa al tratamiento en la clínica.

En función a esto tenemos muchas herramientas con las que trabajar: técnicas manuales, movilizaciones, ejercicios respiratorios, ejercicios de fortalecimiento, estiramientos, masaje, técnicas de musculo-energía, corrección postural… siempre el tratamiento debe ser personalizado a cada mamá.

“Pero ¿Hay algo que pueda hacer yo?”

Sí, hay varias cosas que puedes hacer desde ya para mejorar el dolor costal en el embarazo. ¡Toma nota!:

  • Usa un sujetador específico de embarazo. ¡Que no te oprima al cerrar! Es importante que tenga un sistema  que te permita regular el cierre. Si es posible evita los aros.
  • Aprovecha la hora de la ducha para darte un suave masaje con el agua de la alcachofa caliente/tibia en la zona de dolor.
  • Cuida la postura. Evita estar largos periodos de tiempo sentada. Si por cualquier motivo no puedes evitarlo (trabajo, viajes…) siéntate con la espalda recta, con los hombros ligeramente hacia atrás para que el pecho no presione la barriga.
  • Por la noche puedes usar una almohada para aliviar la presión en el costado.

Y por último, unos estiramientos que puedes realizar tú misma. Si los pones en práctica ¡no dudes en comentarme como te ha ido!

1. Estira ambos brazos hacia el techo. Después deja caer la cadera del lado que quieres estirar hacia abajo, y lleva el brazo de ese mismo lado un poco más arriba.

2.  Extiende el brazo, déjalo caer sobre tu cabeza, e inclínate de forma lenta hacia el lado contrario al que tienes el dolor.

Estiramientos
Estiramientos para el dolor costal en el embarazo

3. Si tienes pelota suiza (fitball) en casa ¡es el momento de usarla! Puedes realizar los estiramientos que he explicado anteriormente sobre la pelota. Y además  practicar la “posición de mahometano”: ponte de rodillas frente a la pelota, (rodillas separadas y pies juntos), inclina el tronco hacia delante apoyando tus antebrazos sobre el balón lo más lejos que puedas. Mantén esta posición unos segundos con una respiración pausada.

Recuerda que aunque son ejercicios muy sencillos es importante realizarlos de una forma correcta para que sean eficaces. No dudes en consultar con un fisioterapeuta.

 

 

Pon tu salud,  y la de tu bebé, siempre en buenas manos: elige fisioterapeutas colegiados

 

 

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *